Antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que pueden proteger las células contra los efectos de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas que se producen cuando el cuerpo degrada los alimentos o por exposiciones ambientales como el humo del tabaco o la radiación. Los radicales libres pueden dañar las células y pueden desempeñar un papel importnate en problemas cardíacos, el cáncer y otras enfermedades. Entre los antioxidantes más conocidos destacan:

Antioxidantes
  • Beta-caroteno
  • La luteína
  • El licopeno
  • Selenio
  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina E

Los antioxidantes se encuentran en muchos alimentos como frutas y verduras, nueces, algunas carnes, aves y pescados.

Los radicales libres

Todos los organismos vivos utilizan oxígeno para metabolizar y utilizar los nutrientes de la dieta con el fin de producir energía para la supervivencia. El oxígeno por lo tanto, es un componente vital para la vida. El oxígeno provoca reacciones químicas que metabolizan las grasas, proteínas y carbohidratos para producir energía.

Mientras que el oxígeno es uno de los componentes más esenciales para la vida, también es una espada de doble filo. El oxígeno es un átomo altamente reactivo que es capaz de convertirse en parte de moléculas potencialmente dañinas comúnmente llamadas radicales libres.

Estos radicales libres son capaces de atacar las células sanas del cuerpo. Esto puede conducir a trastornos, daños y enfermedades. El daño celular causado por los radicales libres es un importante contribuyente al envejecimiento y enfermedades como:

  • Cáncer
  • Enfermedades cardíacas
  • Disminución de la función cerebral
  • Debilidad del sistema inmunológico
Antioxidantes

En general, los radicales libres están implicados en la patogénesis de al menos 50 enfermedades.

Dado que los radicales libres contienen un electrón no apareado son inestables y alcanzan y capturan electrones de otras sustancias con el fin de neutralizar a las mismas. Inicialmente, esto estabiliza el radical libre pero genera otro en el proceso. Pronto se inicia una reacción en cadena y ocurren muchas más reacciones de radicales libres pocos segundos después la reacción primaria.

Control de los radicales libres

Normalmente formación de radicales libres es controlada naturalmente por varios compuestos beneficiosos conocidos como antioxidantes. Cuando hay deficiencia de éstos se pueden producir daños debido a que los radicales libres son acumulativos y debilitantes. Los antioxidantes son capaces de estabilizar o neutralizar los radicales libres antes de que ataquen a las células.

Los antioxidantes de los alimentos

Hay varios nutrientes en los alimentos que contienen antioxidantes. La vitamina C, vitamina E y el beta-caroteno se encuentran entre los más comúnmente estudiados como antioxidantes dietéticos. La vitamina C es el antioxidante soluble en agua más importante en los fluidos extracelulares. La vitamina C ayuda a neutralizar ROS en la fase acuosa, es decir, antes de que pueda atacar a los lípidos.

La vitamina E es el antioxidante más importante soluble en lípidos. Es importante porque rompe la cadena dentro de la membrana celular. Se puede proteger la membrana de ácidos grasos a partir de la peroxidación de lípidos. La vitamina C además es capaz de regenerar la vitamina E.

El beta-caroteno y otros carotenoides también tienen propiedades antioxidantes. Los carotenoides trabajan en sinergia con la vitamina E.

Deficiencias de antioxidantes

Una dieta baja en grasas puede afectar la absorción de beta-caroteno, vitamina E y otros nutrientes solubles en grasa. Las frutas y verduras son una fuente importante de vitamina C y carotenoides. Los granos enteros y aceites vegetales de alta calidad son las principales fuentes de vitamina E.

Los fitonutrientes son algunas sustancias de origen vegetal, también se las conoce como fitoquímicos. Estos también poseen propiedades antioxidantes. Estos se encuentran en varias frutas, vegetales, extractos de té verde, etc.

Los antioxidantes en el cuerpo humano

Aparte de la dieta, el cuerpo también tiene varios mecanismos antioxidantes que pueden protegerlo contra el daño mediado por ROS, son las enzimas antioxidantes (glutatión peroxidasa, catalasa y superóxido dismutasa) (SOD). Se requieren cofactores de micronutrientes tales como selenio, hierro, cobre, zinc, y manganeso para su actividad. Se ha sugerido que una ingesta inadecuada de estos minerales puede también conducir a la actividad antioxidante de baja.

Otros antioxidantes

Además de las enzimas, vitaminas, y minerales, parece que hay muchos otros nutrientes y compuestos que tienen propiedades antioxidantes. Cabe destacar la coenzima Q10, que es esencial para la producción de energía y también puede proteger al cuerpo de los radicales libres destructivos. También, el ácido úrico, un producto del metabolismo del ADN, se ha reconocido como un importante antioxidante. Además, las sustancias en las plantas llamados fitoquímicos están siendo investigados por su actividad antioxidante y la promoción de la salud potencial.

Los antioxidantes mejoran la salud

Dado que los antioxidantes contrarrestan los efectos dañinos de los radicales libres, se podría pensar que debemos consumir tantos como posible. La verdad es que, aunque no hay duda de que los antioxidantes son un componente necesario para una buena salud, no está claro si se deben tomar suplementos y, de ser así, cuánto. El consumo de grandes dosis de antioxidantes puede ser perjudicial debido a su potencial toxicidad y las interacciones con medicamentos.