Causas del Envejecimiento

Hay pocas diferencias físicas entre un grupo de alumnos de 6-7 años. Pero si se echa un vistazo a un mismo grupo 65 años después, sus diferencias físicas superan a sus similitudes. Algunos se verán sanos y saludables mientras que otrosserán víctimas de condiciones crónicas. Algunos serán vigorosos, mientras que otros serán letárgicos.

Causas del Envejecimiento

A medida que envejecemos, nos volvemos más diferentes físicamente a nuestros compañeros. Eso es porque somos la suma de nuestras experiencias de vida. A los seis años, no le ha pasado mucho a nuestro cuerpo para hacernos radicalmente diferente de nuestros amigos. Pero cuando llegamos a la edad media y avanzada, hemos tenido décadas para desarrollar y mantener hábitos que influyen en nuestra salud, tanto negativa como positivamente.

El medio ambiente también afecta a nuestra salud, los trabajos que tenemos, las experiencias que vivimos y la exposición a enfermedades infecciosas. El envejecimiento es universal, pero cada uno de nosotros lo experimenta de diferentes maneras.

El envejecimiento es inevitable, pero la tasa de envejecimiento no lo es. Los científicos mantienen que la edad cronológica tiene poco que ver con la edad biológica. El número de velas en un pastel de cumpleaños indica simplemente el tiempo que ha pasado pero dice muy poco acerca de la salud.

Qué causa el envejecimiento

Las complejidades del envejecimiento hacen que sea difícil determinar por qué una persona envejece bien, mientras que otra se ve más vieja de lo que realmente debería según sus años. ¿La buena salud viene dada por los genes o es un producto de los factores externos? La alimentación, el sol, el tabaco, el alcohol, las enfermedades infeccionsas, el ejercicio físico, la exposición a productos químicos... todo, tiene un efecto mayor o menor en el envejecimiento.

Causas del Envejecimiento

La genética

Los genes son potentes predictores de la salud y la longevidad, así como de la enfermedad y la muerte, pero son sólo una parte de la historia. Si tus padres y abuelos vivieron hasta bien entrados los noventa, es probable que tú también lo hagas. Y si alguno de tus padres murió joven de un ataque al corazón o algún tipo de cáncer, puede existir una predisposición genética a estas enfermedades.

El ejercicio físico

Mientras que los genes determinan, en parte, las condiciones crónicas que aceleran el proceso de envejecimiento, como el cáncer y las enfermedades del corazón, no hay duda de que un estilo de vida saludable es el arma contra los genes que te han dado.

Un hombre cuyo padre y hermanos murieron a causa de enfermedades del corazón a los cuarenta o cincuenta años, muy bien puede escapar del mismo destino haciendo ejercicio regularmente y manteniendo sus niveles de colesterol en sangre y el peso corporal bajo control. Por otro lado, un hombre sin una predisposición genética a la enfermedad cardíaca sin duda puede crear problemas cardíacos por el consumo de un alto contenido en grasas y llevar un estilo de vida totalmente sedentaria.

Estilo de vida saludable

Llevar una vida poco saludable es la causa de muchos de los cambios que se producen el cuerpo. Pero nunca es demasiado tarde para empezar el camino hacia una mejor salud. Comer una dieta sana asegura una buena salud. Por ejemplo, consumir suficiente calcio y vitamina D a cualquier edad retrasarán el inicio y la progresión de la osteoporosis, una enfermedad ósea que causa dolor, fracturas, hospitalización e incluso la muerte en los ancianos.

Si eres un fumador, sabes que puedes dejarlo en cualquier momento, solo tienes que proponértelo. De esta manera, podrás disminuir las probabilidades de tener un ataque al corazón. Lo mismo ocurre con el consumo excesivo de alcohol, debe controlarse.

Teorías del envejecimiento: Genes vs Estilos de vida

El reloj biológico late a un ritmo predeterminado. Existen teorías que dicen que el ADN (el material genético de las células) es la clave de su envejecimiento y muerte y que están planificados desde el primer día. Aunque esta teoría es un tanto fatalista, hay que pensar que la biología no tiene todo el control de nuestro destino. No podemos cambiar nuestros genes, pero podemos retardar el paso del tiempo con una mejor nutrición y la actividad física regular.

El cuerpo produce hormonas que ayudan a regular las funciones múltiples, incluyendo el crecimiento y comportamiento, la reproducción y función inmune. En la juventud, la producción de esta hormona es alta, pero a medida que envejecemos, los niveles hormonales caen, causando disminución de la capacidad del cuerpo para repararse a sí mismo y para seguir funcionando en plena forma.

El colágeno es la proteína en el núcleo de esta teoría. El colágeno, es una de las proteínas más comunes de la piel, huesos, ligamentos, y tendones. Cuando somos jóvenes, el colágeno es flexible. Pero con la edad, el colágeno se vuelve más rígido y encoge. Es por eso que la piel se vuelve menos elástica.

Pero de la misma manera que hay factores externos que influyen en el envejecimiento haciéndolo más rápido (el sol, el tabaco, etc), también hay factores externos beneficiosos. Es por eso, que podemos frenar el envejecimiento con un estilo de vida sano que inluya las dietas y el ejercicio.