Rejuvenecimiento Facial

Un tratamiento de rejuvenecimiento facial tendrá todos los pasos de un tratamiento facial básico, pero con ingredientes que están dirigidos al mejorar el aspecto de la piel madura, o con signos de la edad, es decir, para pieles de personas con 40 años o más (aproximadamente). Pero lo cierto es que cualquier persona puede someterse a un tratamiento antienvejecimiento facial, no importa que se tengan 30 años. El tratamiento se realiza cuando la persona ve que las pequeñas arrugas comienzan a aparecer.

Rejuvenecimiento Facial

Por qué realizar un Rejuvenecimiento Facial

A medida que envejecemos, nuestra piel se vuelve más fina y seca. Se pierde el colágeno, que es el elemento que le da una apariencia gruesa y la elastina, que es la que hace que se estire y vuelva a su sitio con rapidez. El tiempo hace que las células sanas y jóvenes se deterioren y le den a la piel un aspecto más apagado. Además, nuestros rostros están expuestos a los elementos (sol, viento...), y éstos, junto con las expresiones faciales repetitivas, hacen que aparezcan las arrugas de todas las expresiones faciales que hacemos.

Un tratamiento antiaging facial podría incluir un peeling químico, máscaras de colágeno, y sueros especiales que tienen incluyen antioxidantes como la vitamina C o ingredientes como el ácido hialurónico). Estos elementos hidratan, exfolian y nutren la piel para darle un aspecto más joven. A este tratamiento a veces se llama una limpieza profunda facial. Hay otras potentes tratamientos antiaging que se pueden hacer como por ejemplo, la microdermabrasión.

Pasos del Rejuvenecimiento Facial

Para realizar un tratamiento de rejuvenecimiento facial es necesario realizar una serie de pasos:

  • Limpieza. Antes de comenzar un tratamiento antiaging lo primero es hacer una limpieza de la cara. La limpieza se realiza con algodón y esponjas y tónico o cualquier otro producto de belleza para la limpieza facial. Es mejor si se elije un producto para pieles maduras, como por ejemplo, un limpiador cremoso.
  • Análisis de la piel. La esteticista cubre tus ojos y mira a tu piel a través de una lente de aumento iluminado que revelará varias afecciones cutáneas, como la sequedad de la piel, capilares rotos, manchas, líneas finas y arrugas. Si la esteticista no sabe de qué sufre más tu piel, dificilmente podrá ponerle una solución.
  • Exfoliación. La exfoliación permite una mejor oxigenación de la piel y activa la circulación. Además, la ayuda a regenerarse y a ser más receptiva a la hidratación. Durante la exfoliación se extraen los puntos negros, que suelen ser bastante comunes en la piel madura.
  • Masaje facial. Se realiza con movimientos clásicos que ayudan a la piel a relajarse y a la vez la estimula junto con los músculos faciales.
  • Mascarilla facial. Con una mascarilla especialmente seleccionada para pieles maduras.
  • La aplicación de tónicos, sueros y cremas protectoras.
Rejuvenecimiento Facial

Este tratamiento es complementario a cualquier tratamiento antiaging como el botox o el ácido hialurónico.

¿Cuánto cuesta un Facial Anti-Edad?

Un tratamiento facial antienvejecimiento es más caro que el tratamiento facial básico porque los ingredientes son más caros. El precio puede variar desde 60€ hasta mucho más, dependiendo de los productos utilizados y la extensión del mismo. Por lo general los precios suelen ser más bajos en ciudades más pequeñas que en grandes ciudades o en spas y centros recreativos como los resorts.

Frecuencia del tratamiento

No es posible establecer el tiempo que se necesita esperar de un tratamiento a otro. Éste varía de persona a persona. Lo ideal es conseguir un rejuvenecimiento facial cada mes para estimular la renovación celular de la piel y ayudar a la exfoliación. Lo interesante sería que al menos, lo hicieras 4 veces al año, coincidiendo con los cambios de estación.

Eficacia del Tratamiento

La lucha contra el envejecimiento facial puede ser muy eficaz, pero depende de la habilidad y experiencia de la esteticista, la calidad de los productos, y si la paciente suele cuidar su piel a diario o solamente lo hace cuando va al esteticista. Tampoco hay que olvidar que, queramos o no, nos hacemos mayores y que el tiempo no se puede parar.